Cooperativismo

Los comienzos del cooperativismo

La historia del cooperativismo tal y como lo entendemos nace en Europa a mediados del siglo XIX. Concretamente en el condado de Lancashire, en la ciudad de Rochdale se fundó en 1844 laSociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale siguiendo las ideas del socialismo utópico de Robert Owen. En el contexto de una vaga de tejedores en Lancashire y después de pedir mejoras laborales y de perder el empleo, el 24 de octubre de 1844, un grupo de obreros ingleses fundaron la cooperativa que primeramente fue de consumo, para poder garantizar su subsistencla primera cooperativaia. Después de muchos esfuerzos consiguieron, el 21 de diciembre de 1844, abrir el primer almacén de comida con 28 personas socias. El desarrollo de la cooperativa fue fulgurante y en 1901 ya tenía 12.500 socios y en 1961, 41.000.

Los principios cooperativos

Rápidamente el cooperativismo, que nace en Europa, se extiende a los Estados Unidos y a otros puntos del planeta siendo un movimiento  de abasto mundial a finales del siglo XIX. Las cooperativas, que en cada país se asociaron en federaciones, crearon en 1895 la Alianza Cooperativa Internacional (ACI).

En la reunión de la ACI de 1895, en Manchester, se aprobaron 7 principios que deberían regir las cooperativas federadas a la ACI:

1. Adhesión voluntaria y abierta

Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas capaces de utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socio, sin discriminación social, racial, política, de sexo o religiosa.

2. Control democrático de los miembros

Las cooperativas son organizaciones gestionadas democráticamente por los socios, los cuales participan activamente de sus políticas y en la toma de decisiones. Las personas elegidas para representar y gestionar las cooperativas son responsables ante los socios. En las cooperativas de primer grado, los socios tienen iguales derechos de voto (un socio, un voto), y en las de ulteriores grados la organización es también democrática.

3. Participación económica de los socios

Los socios contribuyen equitativamente al capital de sus cooperativas y lo gestionan de forma democrática. Parte de ese capital es normalmente propiedad común de la cooperativa, al tiempo que los socios asignan los excedentes a todos o alguno de los siguientes fines: el desarrollo de su cooperativa, mediante el establecimiento de reservas; el retorno cooperativo de los socios y el apoyo de otras actividades aprobadas por los socios.

4. Autonomía e Independencia

Las cooperativas son organizaciones autónomas de autoayuda, gestionadas por sus socios. La firma de acuerdos con otras organizaciones, incluidos los gobiernos, o la obtención de capital de fuentes externas, han de asegurar el control democrático por parte de los socios y mantener la autonomía cooperativa.

 5. Educación, Formación e Información

Las cooperativas proporcionan educación y formación a los socios, representantes elegidos, directivos y empleados para que puedan contribuir de forma eficaz al desarrollo de sus cooperativas. Además, informan al gran público de la naturaleza y beneficios de la cooperación.

6. Cooperación entre cooperativas

Las cooperativas deben servir a sus socios lo más eficazmente posible y fortalecer el movimiento cooperativo trabajando conjuntamente mediante estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales.

7. Interés por la Comunidad

Las cooperativas trabajan para conseguir el desarrollo sostenible de sus comunidades mediante políticas aprobadas por sus socios.

El cooperativismo hoy

Hoy en día el cooperativismo a nivel mundial cuenta con casi 1.000 millones de socios y generan 100 millones de empleos, un 20 % más que las firmas multinacionales (2012).

En Bélgica existían unas 30.000 cooperativas en 2001, en India los miembros de cooperativas superan los 240 millones de personas, en Japón una de cada tres familias es cooperativista, en Canadá 4 de cada 10 personas son socias de, al menos, una cooperativa, mientras que en la provincia de Quebec la cifra se eleva al 70% (2010). En Singapur los cooperativistas son 1.400.000, lo que representa una tercera parte de su población, en Noruega las cooperativas producen el 99% de la leche y derivados, las cooperativas de consumo manejan el 25% del mercado, las pesqueras son responsables del 8.7% de las exportaciones nacionales y las forestales tienen una participación del 76% en el sector y uno de cada tres habitantes del país es miembro de una cooperativa.

El cooperativismo es un movimiento mundial, transversal y en crecimiento que genera mayor bienestar para el conjunto de al sociedad.